Skip to content
julio 25, 2013 / Amalia Lafuente

INFORME EDITORIAL “TERAPIA DE RIESGO”

Novela con una decidida y acertada voluntad de actualidad y realismo: Desde el escenario geográfico y físico de la peripecia -uno de esos numerosos edificios antiguos y más o menos emblemáticos reconvertidos en centros de salud, balnearios, centros de ocio-,  a las controversias éticas que plantea -el debate ideológico sobre la investigación con células madre, el auge y la rentabilidad de la cirugía plástica y la estética en una sociedad que diviniza la juventud-, pasando por la impunidad de determinadas ONG sin control, -compartida o no con fundaciones surgidas a raíz de trastornos médicos sufridos por una personalidad adinerada-, por no hablar de los cada vez más confusos límites entre lo privado y lo público.  Todo ello en un contexto de crisis y recortes sanitarios que, como en la vida real y cotidiana no afecta a determinados proyectos estrella.

Inmediatamente llega la presentación de los personajes que igualmente están  dotados de rasgos “actuales”: la depresión de Diana, los vaivenes  de su expediente académico, la pertenencia de su hija a una ONG, la fulgurante carrera profesional de su marido, cirujano plástico, íntimamente ligada a la alternancia del poder político en el país, etc. Éste es, en mi opinión, uno de los mayores aciertos de la novela y el elemento que podría diferenciarla de otras parecidas. Destaca ese personaje de Diana, el papel que juega en un matrimonio del que se siente decepcionada, su actitud de mujer asustada y vulnerable, y en cierto sentido, sumisa. Describe una relación de pareja muy verosímil, y sobre todo describe a un ser humano, una mujer a quien aparentemente le aterroriza perder a su marido, pero que no duda en engañarle y ocultarle información crucial cuando lo considera oportuno. Todos los personajes de esta novela son contradictorios y  deparan sorpresas. Mark, el compañero de laboratorio de Diana, por ejemplo, es perfectamente capaz de separar la cruzada moral que está llevando a cabo, del placer de acostarse con una de sus “enemigas”, y Claudi, el marido, a quien el lector se dará cuenta en su momento de que solo conoce a través de la opinión de Diana, todos contribuyen a que la historia tenga un plus de matices e interés.

La autora maneja con soltura  la estructura del relato y los elementos de la trama que le pueden aportar agilidad en un momento dado, con diálogos bien construidos con un toque de ironía  y la presión psicológica dosificada que Claudi ejerce sobre Diana. El resultado es una historia a la vez convincente e inquietante.

 Capítulo aparte merece todo el debate ético. Desde el centrado en los descubrimientos y las posibilidades de la ciencia, hasta el puramente moral que afecta a una sociedad que gasta ingentes cantidades de dinero en alargar la vida de los individuos, mientras parece que les arrincona en cuanto salen las primeras arrugas.   Una sociedad que se precia de ser democrática, y a la vez ha olvidado las normas básicas que distinguen lo privado de lo público.

En resumen, una novela actual y verosímil, con personajes con  claroscuros, logrados momentos de tensión en la línea del thriller, y conflictos tanto sentimentales como morales realistas, que funcionan, y que pueden interesar a un público amplio.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: